La Guardia Civil inició campaña de prevención contra los incendios forestales

La Guardia Civil, como en años anteriores, lleva a cabo una campaña de prevención de los incendios forestales en la época estival, período en el que se producen el mayor número de siniestros. La Guardia Civil apuesta por la investigación policial y criminal como herramienta más eficaz en la lucha contra los incendios forestales, donde el factor humano es uno de los principales motivoss. Este último año, el número de detenidos o investigados por este tipo de delitos aumentó en un 90%.

Está comprobado que los incendios forestales tienen un impacto devastador: una de las consecuencias más visible es la destrucción del ecosistema y del paisajem que se traduce en menos oxígeno, más dióxido de carbono, menor arraigo y sostenimiento del suelo disminución de alimento que da sustento a una gran variedad de seres vivos.

La pérdida de suelo por erosión es la más grave de todas las consecuencias de incendios forestales. La destrucción de la estructura superficial del suelo y arrastre de cenizas origina una compactación que impide la penetración del agua, reduciendo así su humidificación. Las lluvias torrenciales arrastran las cenizas y las aguas aumentan su turbidez contaminándolas.

Los incendios forestales liberan a la atmósfera importantes cantidades de CO2, además de otros gases y partículas, lo cual favorece el efecto invernadero y el cambio climático. Las partículas de carbón y las cenizas en suspensión, tienen, por otro lado, un efecto perjudicial en la salud de las personas.

Del estudio y análisis de los datos de los 15 últimos años, ha quedado patente que la mayoría de los incendios forestales se encuentran vinculados al factor humano, ya sea por obra de un pirómano o derivada de la negligencia en el uso del fuego, siendo muy pequeña o casi nula la incidencia de las causas naturales.

Deja un comentario